Colores para pintar el salón de la vivienda

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

El secreto de un correcto diseño interior en el salón es el de combinar paredes, muebles y telas teniendo en cuenta el espacio y la luz para pintar el salón

Pintando el salón comedor

Existen algunas combinaciones que hacen del salón un lugar en el que da gusto pasar el tiempo. Siempre los estilos también tienen que ver en los colores que van a definir el espacio. Aquí te damos algunas ideas en cuanto a los colores para pintar el salón y conseguir unos resultados muy interesantes en el interiorismo de este importante espacio de la vivienda.

Diseño interior: pintar el salón con colores verdes

Los colores para pintar el salón en verde pálidos son excelentes opciones a la hora de la decoración interior del salón. Verde oliva o musgo son colores poco saturados que pueden dar gran personalidad al espacio.

Desde el punto de vista de la psicología del color, se sabe que los colores verde pálidos producen una sensación relajante en los usuarios. Además son muy luminosos.

Son idóneos para aquellos salones de dimensiones reducidas ya que crean sensaciones de ambientes apacibles y desahogados. En salones orientados al norte, que son más fríos y oscuros son idóneos los colores verdes.

Las telas lisas crudas hacen una buena combinación con estos tonos.

Colores para pintar el salón: tonos neutros

Los tonos neutros son los llamados blancos cálidos. En esta categoría se encuentran los colores marfil, hueso, cremas y beiges, todas opciones válidas para pintar el salón de casa,

También crean ambientes serenos y dan todo el protagonismo a los muebles y las telas.

Este tipo de colores son ideales en los luminosos salones ubicados al sur, que están expuestos al sol. Estos colores pueden matizar la dureza y la intensidad de la luz del sol.

Azules luminosos en la decoración interior del salón

Entre los colores para pintar el salón de los denominados fríos, el azul es el más recomendado para un salón en el que se va a pasar mucho tiempo. Los tonos claros a la hora de pintar el salón, como el celeste son los más relajantes y dan sensación de frescura.

Los colores para pintar el salón en tonos azules aportan profundidad visual, pero tienden a apagarlo, por lo que no debe usarse en salones oscuros. Se recomienda en aquellos en los que tienen una importante entrada de luz natural.

Son buenas opciones para los salones orientados al oeste, ya que los azules crean un interesante contraste con la luz rojiza del atardecer.

El azul se debe combinar con maderas rojizas como el cerezo. Para las telas, se pueden combinar con algodón en tonos crudos. Estos colores para pintar el salón no suelen ser muy utilizados, por lo que se gana en originalidad a la vez de tener un salón coloreado con muy buen gusto.

Los colores tierra para decorar el salón

Todos los tonos tierra dan calidez al ambiente además de parecer más naturales. Colores para pintar el salón ocre o mostaza llenan de luz ambientes en los que no la hay.

En salones de dimensiones importantes y muy altos, el color chocolate suave queda muy bien.

Se pueden combinar con maderas oscuras como el wengué. En cuanto a las telas que le van bien se puede mencionar lino, yute o incluso cuero.

Estas son solo algunas opciones de colores para pintar el salón, pero la creatividad da para muchas posibilidades más.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.

*